jueves, 13 de noviembre de 2014

El Cosatu expulsa al sindicato metalúrgico


El Cosatu expulsa al sindicato metalúrgico

Escrito por  Wilson H. da SilvaEl Cosatu expulsa al sindicato metalúrgico
El 8 de noviembre, el Congreso de los Sindicatos de África del Sur (COSATU), que es parte del gobierno del país, votó la expulsión del Sindicato de los Metalúrgicos (NUMSA), en represalia por el llamado de la entidad sindical a la construcción de un Frente Único por un movimiento socialista.
La expulsión (aprobada por 33 votos contra 24 de los miembros del Comité Ejecutivo de la Central) sucedió un año después de que NUMSA, que tiene 350.000 trabajadores en su base, aprobó, en un Congreso Extraordinario, un proceso de discusión interna sobre la ruptura con la Alianza Tripartita, como son conocidos los gobiernos formados por el Congreso Nacional Africano (CNA), la Cosatu y el Partido Comunista (PC), que están en el poder desde 1994, cuando Nelson Mandela fue electo.
La decisión del NUMSA fue tomada en función de su caracterización (como se afirma en la declaración publicada el día 9) de que “las políticas del partido en el poder, el Congreso Nacional Africano, han afectado a la clase trabajadora de forma negativa” y el Cosatu no se ha enfrentado con “estas políticas antiobreras”, rasgando sus propios estatutos y “sacrificando los intereses de la clase trabajadora para mantener la alianza con el CNA y el PC”.
Aún más, según la nota del Sindicato de los Metalúrgicos sudafricanos, “el mayor crimen del NUMSA fue el hecho de haber aprobado, democráticamente, en su propio congreso, la defensa de la independencia política de la Federación, frente al agravamiento de las condiciones materiales de la clase trabajadora como resultado de las políticas neoliberales del CNA”.
El auge y ejemplo más lamentable de estas políticas fue la Masacre de Marikana, donde 34 mineros murieron (y 70 quedaron heridos), cuando realizaban una huelga, en agosto de 2012 (Marikana aún sangra: (http://litci.org/index.php/mundo/africa/sudafrica/item/2625-marikana-aun-sangra#.VGNuFhwvTZ0). La masacre, conocida como el “Shaperville del CNA” (en referencia al asesinato de 69 trabajadores y jóvenes el 21 de marzo de 1969) detonó un profundo proceso de reorganización política y sindical en el país.
Medidas burocráticas contra debate político
La resolución del NUMSA es parte de este proceso (La reorganización sindical y política en marcha:(http://litci.org/index.php/mundo/africa/sudafrica/item/2626-la-reorganizacion-sindical-y-politica-esta-en-marcha#.VGNtuxwvTZ0). Con todo, llevó la discusión a un nuevo y excepcional nivel en la medida en que la entidad sindical está llamando a la formación de un Frente Único por la creación de un “Movimiento por el Socialismo”. Política que como podemos verificar en un Seminario realizado en agosto pasado, tiene un enorme asidero en los movimientos sociales y políticos sudafricanos, yendo mucho más allá de la base del NUMSA.
La expulsión, cuya legitimidad es cuestionada por el NUMSA (ya que fue “justificada” por una serie de cuestiones burocráticas y falsificaciones, además de ataques morales), se dio de forma precipitada y antidemocrática, como también es declarado en la nota del NUMSA, exactamente para impedir que las posiciones adoptadas por el Congreso de diciembre de 2013 fuesen “democráticamente debatidas por los trabajadores del Cosatu en el próximo Congreso Nacional de la entidad”, ya que su dirección “tiene miedo de los resultados de un debate democrático entre los trabajadores sobre su futuro político y material” (en una referencia a la enorme dependencia financiera del Cosatu y de sus miembros en relación con el gobierno).
¿Qué está por venir? La lucha sólo comenzó 
En su declaración, el NUMSA afirma su disposición para luchar contra la expulsión de la entidad que ayudaron a fundar, como también que seguirá adelante con su proyecto de reorganización del movimiento.
“Como una organización controlada por los trabajadores, vamos a convocar reuniones de las instancias del NUMSA y encuentros de masas para desarrollar un programa sobre cómo podemos avanzar y continuar levantando nuestras voces en las luchas de la clase trabajadora. ¡Esta lucha no acabó! La dirección del NUMSA llama a todos sus miembros, país afuera, a permanecer unidos. Llamamos, también, a todos los trabajadores de todos los sindicatos afiliados al COSATU a permanecer unidos y rechazar la expulsión ilegal de NUMSA por un grupo de líderes de facciones lideradas por el presidente del COSATU”, dice la nota.
Los pasos inmediatos y concretos a ser dados en esta lucha serán definidos en la reunión del Comité Central (coordinación) de la entidad, que será realizada esta semana. De inmediato, la orientación para los dirigentes y trabajadores de base es entablar la batalla por dentro del Cosatu, en una especie de “desobediencia organizada”.
La orientación es para que los dirigentes y afiliados mantengan sus puestos y actividades en las estructuras del Cosatu, para intentar dar continuidad al debate político que la Central está intentando abordar con la expulsión: “Llamamos a los dirigentes locales y provinciales a participar de todas las reuniones del COSATU en sus áreas, ya que no aceptamos ser empujados para afuera por políticas (a veces explícitas, otras no) que tienen como objetivo dividir a la Federación. Recordamos a nuestros dirigentes locales y regionales que existen muchos afiliados al COSATU que también están dispuestos a luchar para recuperar la unidad de nuestra federación”.
Para tal, el NUMSA también está orientando a sus afiliados a convocar, en toda África del Sur, reuniones con los representantes de las comisiones de fábricas no sólo de su base sino abiertas a todas y todos los trabajadores afiliados al Cosatu para, juntamente con ellos, luchar contra la expulsión y por el rescate de la independencia y la combatividad del Cosatu.
La política adoptada por la dirección del NUMSA es más que justificable. El Cosatu fue una de las principales conquistas de los trabajadores y del pueblo negro sudafricano en la lucha contra el apartheid. Teniendo hoy cerca de 2.2 millones de afiliados, la entidad fue creada en 1985, en el auge de la lucha contra el apartheid (y cuando el país se encontraba bajo un “estado de sitio”), y fue responsable por la ola de protestas y huelgas insurreccionales que pusieron en jaque al asqueroso régimen racista.
¡Todo el apoyo al NUMSA! ¡Esta es una lucha de todos nosotros! 
Nuestra militancia, particularmente en el Brasil, conoce muy bien el proceso por el cual el NUMSA está pasando. Así como hay muchas semejanzas entre las políticas neoliberales aplicadas hoy por el partido de Mandela y los gobiernos del PT, sus métodos también se asemejan más y más.
El PSTU nació de una expulsión por la burocracia petista, en el inicio de los años de 1990. La CSP-Conlutas es fruto de la reorganización impulsada por las traiciones de la CUT y la adopción, por parte de la Central, de medidas igualmente burocráticas, en la tentativa de impedir que los trabajadores organizasen su resistencia a los planes neoliberales.
Por eso mismo tenemos pleno acuerdo con la caracterización que el Sindicato de los Metalúrgicos sudafricanos hace sobre la resolución de la Central:“La decisión del Cosatu de expulsar al NUMSA debe ser entendida como ella es: un ataque reaccionario, bien orquestado, a la organización de los trabajadores; un ataque al propio Cosatu; un ataque contra los pobres, un ataque contra los trabajadores. Estas fuerzas reaccionarias que se formaron dentro de la Alianza están intentando destruir la unidad del Cosatu y lo están haciendo en defensa de sus propios y egoístas intereses materiales. Esta lucha de la dirección del Cosatu no tiene nada que ver con los intereses de los trabajadores”.
No hay cómo cuestionar esto. Y, consecuentemente, la expulsión del NUMSA es un ataque a los trabajadores, los pobres y los oprimidos de todo el mundo. Por eso, también llamamos a todas las secciones de la Liga Internacional de los Trabajadores y a sus militantes a cerrar filas con los trabajadores y trabajadoras del NUMSA en su lucha por el rescate del Cosatu y la necesaria unidad de la clase obrera sudafricana. Una lucha que, como declara el NUMSA, debe ser entablada “hasta el amargo fin”, en una referencia a la real posibilidad de que la dirección del Cosatu consiga hacer valer su proyecto reaccionario y divisionista.
Por eso mismo, también saludamos y nos solidarizamos integralmente con la disposición que el Sindicato de los Metalúrgicos de África del Sur expresa en el final de su nota: “No hay vuelta en las resoluciones adoptadas por el Congreso Extraordinario del NUMSA y, de acuerdo con ellas, lanzaremos en diciembre de 2014 el Frente único Nacional”, con el propósito de consolidar la construcción de un ”Movimiento por el Socialismo a ser definido en la reunión del Comité Central, en marzo de 2015”.
Así como hicimos en el Seminario que debatió esta propuesta en agosto pasado, reafirmamos nuestra disposición para hacer lo que esté a nuestro alcance para colaborar con el NUMSA en la construcción de esta alternativa socialista para derrumbar el apartheid económico que, lamentablemente, sobrevive en África del Sur, exactamente en función de las políticas adoptadas por el Cosatu, el CNA y el PC en defensa de los intereses de la elite blanca, racista, que continúa explotando y oprimiendo a nuestros hermanos y hermanas sudafricanos.
¡Amandla Awethu, compañeros y compañeras del NUMSA!
Lea un fragmento de la declaración del NUMSA
“El NUMSA declara que algunas de las cuestiones claves en la lucha contra el CNA, el PC y la dirección de algunas entidades afiliadas y del propio Cosatu, son:
1. El NUMSA está preocupado con algunas de las políticas centrales del CNA y de su Plan Nacional de Desarrollo, que es un ‘copiar y pegar’ de las políticas de la Alianza Democrática[1]y del GEAR[2] que sustituyeron la Carta de la Libertad. La Carta de la Libertad dio al CNA su carácter de movimiento de liberación nacional. Es un programa militante y popular, que desafía las relaciones de propiedad en el África del Sur. Lea el artículo sobre la contraposición de la “Carta de la Libertad” y las actuales políticas del gobierno en el siguiente link: Apartheid económico: la libertad pisoteada por la explotación: (http://litci.org/pt/index.php?option=com_content&view=article&id=4054:apartheid-economico-a-liberdade-pisoteada-pela-exploracao&catid=50:africa-do-sul-&Itemid=150)
2. El Plan Nacional de Desarrollo es un programa neoliberal, que refuerza las relaciones de propiedad existentes y ataca los intereses de la clase obrera y de los pobres, para proteger los intereses de los propietarios de las minas y del capital financiero. 
3. La dirección del CNA abandonó la democracia. 
4. Existe una grave amenaza a la militancia y a la independencia del Cosatu. El Cosatu está consumido por batallas internas entre dos fuerzas: (1) aquellos que continúan apoyando el CNA y el PC y su agenda neoliberal; (2) y aquellos que, a pesar de concebir el CNA como una organización policlasista, están luchando, de forma consciente y consistente, por una Federación independiente y militante, que se ponga al lado de los intereses de la clase obrera antes que de cualquier otra case.
5. Tanto en Marikana como en la huelga de los trabajadores campesinos en Western Cape [una de las provincias sudafricanas] las fuerzas armadas del Estado intervinieron para apoyar a los dueños del capital contra los trabajadores en huelga. En los dos casos, el resultado fue el asesinato de trabajadores cuyo único crimen fue recusarse a vender su fuerza de trabajo por menos de un salario que les garantizara condiciones básicas de vida.
Traducción: Natalia Estrada.

[1] La “Alianza Democrática” es el principal partido burgués en oposición a la “Alianza Tripartita”, defensor de políticas fuertemente neoliberales y que congrega hoy amplios sectores de la elite blanca de país.
[2] GEAR es el nombre dado al Plan para el Crecimiento, Empleo y Redistribución creado por Nelson Mandela y profundizado por su vice y sucesor, Thabo Mbeki, para estimular la entrada de inversiones extranjeras al país. El plan fue la punta de lanza en la implementación de los proyectos neoliberales en África del Sur.

1 comentario: